BonVoyage

Lorem ipsum dolor sit amet, eu eos veniam albucius, ius dolor virtute et. Ius recusabo delicatissimi ex. Mea cu utamur.

Peleón

Como si se tratase de una pataleta de un niño dentro de tu cabeza, así es como te puede sentar un vino peleón. Y es que aunque no se trata de un vino defectuoso, su baja calidad hace que te acuerdes de él las siguientes 24 horas. Normalmente son vinos baratos, con mal olor y mal gusto. Vamos, que no sirven ni para prepararte un tinto de verano o una sangría. Así que si topas con uno de ellos, corre, Forrest, corre.

Ahora que ya sabes más del tema, búscate tu vino.

Publicar un comentario

Subscríbete a
nuestra newsletter

Atrévete a descubrir el mundo del vino desde otro punto de vista.

No tienes permiso para registrarte